Para que se acabe la pobreza, protejamos el planeta y toda la gente disfrute de paz y prosperidad, la escuela como todas las instituciones sobre la tierra poseen objetivos a cumplir en 2030; varios de ellos permeados por las agendas contrarias a la fe cristiana y al crecimiento de la iglesia y por supuesto adversas contra la extensión del Reino, de la manifestación cotidiana de la voluntad de Dios en toda persona en el día a día. Con aparentes intenciones loables se espera esta generación “avance” hacia esos fines positivos. 

En medio de las contiendas cotidianas de voluntarios defensores de la vida, de la familia, de la libertad, de la educación convivimos en nuestras casas con niños, adolescentes y jovencitos quienes como huéspedes silenciosos escuchan y poco a poco van tomando posiciones y asumiendo cosmovisiones. Son realmente multitudes en formación que están siendo adoctrinados a diario por cuanto sitio de Internet, Instagram, Twitter, Discord y demás redes cada uno tiene acceso. 

Y aquí está la médula de este breve comentario, al observar en colegios cómo nuestra querida generación z repite los discursos que los medios les proveen y se angustian por la sobrepoblación mundial entonces es mejor para el planeta adoptar animales y esterilizarlos que pensar en tener hijos que vengan a sufrir, es preferible dejar de comer carne para desgasificar la atmósfera y brindar la mejor vida posible a los animales como seres sintientes y compañeros, defender la práctica del aborto porque cada mujer tiene derecho sobre su cuerpo y enristrase en infructuosas discusiones acerca de que no se habla de interrupción del embarazo sino de terminación. Y hay que ver el ahínco, pasión y agalla con que se unen para debatir posiciones contrarias al mover de este tiempo, al zeitgeist que les tocó.

Un pez en un acuario tiene más simpatizantes y defensores apasionados que un ser humano en formación en el líquido uterino

Mi sorpresa mayor cuando la conclusión implícita en una jornada de discusión de jóvenes estudiantes fue que dentro de la generación z un pez en un acuario tiene más simpatizantes y defensores apasionados que un ser humano en formación en el líquido uterino, y eso según ellos… está bien.

Pero hay esperanza si los que educan a la generación de cristal nos preparamos aún más y ensanchamos el alma para ayudarlos a conocer La Verdad. 


—-

Hoy más que nunca estrategias como el Segundo Seminario Introductorio de la Academia Wilberforce en Español son respuestas necesarias para formar a los líderes que desde las iglesias y colegios están influenciando a los las nuevas generaciones. 

Autor: Edgar Patiño. Director Academia Wilberforce en Español.

Participa con todos los maestros y los responsables de la decisiones educativa y de formación en el segundo seminario de la Academia Wilberforce en Español